Llano Tugrí, 22 de agosto de 2016

El arduo y fructuoso trabajo desarrollado para concretar el acuerdo sobre las incompatibilidades del proyecto hidroeléctrico de Barro Blanco, en el distrito de Tolé, sienta las bases para una nueva forma de resolver conflictos, indicó hoy ante más de 500 personas de esta comunidad el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

Más de 19 meses de trabajo, encuentros, giras y múltiples gestiones técnicas de especialistas fueron parte de los esfuerzos ejecutados por el Gobierno de la República de Panamá, a través de la Comisión de Alto Nivel sobre Barro Blanco, para hacer posible el diálogo sobre las incompatibilidades del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco.

Como resultado de un proceso de diálogo consensuado y transparente, este lunes se selló un acuerdo histórico que demuestra la construcción de una relación de confianza entre el Gobierno, las autoridades comarcales, tradicionales y la comunidad en general, fundada en la voluntad de hacer valer sus derechos, resguardar su cultura y sus costumbres.

“El éxito estuvo en que se realizó sobre las bases del respeto, la tolerancia y un examen profundo de los aspectos claves del proyecto, lo que permitió tener un panorama más claro de sus implicaciones, beneficios y desventajas”, expresó el presidente Varela.

El Jefe de Estado remarcó que hoy se sientan las bases para que una nueva forma de resolver conflictos sea puesta en marcha, y que nunca más se den desencuentros como el originado con este proyecto.

Este diálogo, iniciado en febrero del 2015 bajo el liderazgo de la vicepresidenta y canciller de la República, Isabel de Saint Malo de Alvarado, llega a su momento cumbre hoy  con  compromisos en los ejes de incompatibilidades del proyecto.

La Vicepresidenta y Canciller explicó que los principales puntos del acuerdo son:

  • La operación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco será manejada por un tercero independiente con suficiente experiencia para la operación y mantenimiento de centrales hidroeléctricas.
  • Se priorizará que el 50% del personal sea indígena, de la Comarca Ngäbe-Buglé, y campesino.
  • El Gobierno de la República se compromete con las autoridades comarcales a crear  un fideicomiso, con aportes del Gobierno por el término de la concesión del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco para el desarrollo de actividades agrícolas, pecuarias, forestales, eco turísticas y artesanales, formación de capital humano y electrificación rural, en las comunidades indígenas y campesinas aledañas al proyecto hidroeléctrico de barro blanco, con prioridad en las comunidades del Distrito de Munä.
  • El Gobierno, en atención a las circunstancias particulares, que originaron la crisis que se resuelve por medio de este acuerdo, procederá a la cancelación de cualquier concesión de proyectos hidroeléctricos que existan sobre el río Tabasará. Las concesiones futuras en la comarca Ngäbe Buglé y campesino contarán con la aprobación de la población por medio de un referéndum y después ser aprobado por el pleno del Congreso Local, Congreso Regional y Congreso General y será para el beneficio de las comunidades de la Comarca Ngäbe Buglé y campesinas.

Desarrollo local

El Jefe de Estado reiteró que el compromiso del Gobierno es con los que más necesitan del apoyo del Estado, con aquellos que llevan muchos años esperando los beneficios del crecimiento económico.

Prueba de ello, expresó el presidente Varela, su Administración está desarrollando en la Comarca Ngäbe Buglé un plan de inversión de más de 300 millones de balboas en programas de salud, educación, agua, electrificación, construcción de caminos, Sanidad Básica y Techos de Esperanza.

El Diálogo sobre Barro Blanco se dio simultáneamente a la planificación y el desarrollo de un Plan Quinquenal de Inversiones Públicas con 187 proyectos por más de B/.335  millones levantado junto a la dirigencia indígena y ejecutado por distintas entidades de Gobierno.

El Plan de Inversión en la Comarca se sustenta en la medida que arriba del 89% de su población vive en situación de pobreza, afectando de manera particular a la población infantil. Además, persiste el reto de cobertura y calidad de los servicios básicos, especialmente infraestructura de agua y saneamiento, salud y educación.

La Comarca Ngäbe Buglé es la comarca indígena más poblada de todo el país y mantiene la mayor tasa de natalidad.

Finalmente, el Mandatario agradeció a las Autoridades Tradicionales, Administrativas, a las Comisiones de Alto Nivel del Gobierno e Indígenas, a las Organizaciones Civiles y a la Iglesia por su disposición de mediar cuando fue necesario; a la población de Tolé, particularmente, al Centro Misional Jesús Obrero, por la hospitalidad ofrecida y el espacio de sana convivencia para las mesas de diálogo. A todas las Instituciones de Gobierno que facilitaron los procesos de consultas y a la Organización de Naciones Unidas.

El Presidente y la Vicepresidenta lamentaron y rechazaron los actos de violencia aislados que se suscitaron en el marco del acto de la firma del acuerdo por parte de un grupo radical minoritario, pero celebraron que haya triunfado el diálogo para solventar las diferencias.